Implantes cigomáticos

on 7 noviembre, 2017

La pérdida de dientes es un problema que no afecta únicamente a la estética sino también a la funcionalidad de la boca, que requiere de un tratamiento efectivo que permita mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados.  Afortunadamente, en la actualidad contamos con tratamientos de implantología dental tan avanzados como cómodos y efectivos, este es el caso de los implantes cigomáticos.

¿Qué son los implantes cigomáticos?

Los implantes dentales representan el tratamiento de primera elección frente a la pérdida de dientes, ya que gracias a la aplicación del mismo se logra una restauración estética y funcional de la boca.

La implantología dental permite sustituir todas las estructuras de la pieza dental ausente, la cual se ha podido perder por diversas causas, esto se logra gracias al implante propiamente dicho, que es la estructura que se insertará en el hueso maxilar (superior) o mandibular (inferior), y a la corona, que imita la funcionalidad y estética de la pieza dental natural y es sujetada por el implante previamente colocado.

No obstante, en ocasiones el tejido óseo donde debe insertarse el implante dental no presenta un estado adecuado para dicho tratamiento, lo que puede deberse a un déficit en la cantidad del hueso o bien a un déficit en la calidad del tejido óseo, lo que no permitiría una intervención quirúrgica con un resultado exitoso.

Los implantes zigomáticos son prótesis que permiten dar una respuesta efectiva a la pérdida de dientes en aquellos pacientes cuyo hueso maxilar no admitiría un implante dental al no contar con una estructura suficientemente saludable como para sostener la prótesis implantada.

Los implantes zigomáticos, la mejor alternativa para pacientes con poco hueso maxilar

Cuando el maxilar superior no cuenta con las propiedades adecuadas para que en el mismo se injerte un implante dental la solución más efectiva y cómoda son los implantes zigomáticos, ya que los mismos van a ser insertados en el hueso del pómulo o hueso cigoma.

De otra forma, para solucionar la falta de piezas dentales en el maxilar superior de un paciente con poco hueso, deberían realizarse injertos óseos, los cuales requieren una intervención quirúrgica más compleja que debe llevarse a cabo con anestesia general y que en algunas ocasiones puede suponer el ingreso hospitalario.

Es por ello que ante la situación de un hueso maxilar insuficiente para un tratamiento convencional de implantología, los implantes cigomáticos son la alternativa más segura, confortable y exitosa.

Este procedimiento médico puede llevarse a cabo en una clínica dental, no obstante, deberá ser realizado por un cirujano maxilofacial, en un quirófano y un medio hospitalario, con anestesia local y sedación.

¿Cuáles son las principales ventajas de los implantes zigomáticos?

Son diversas las ventajas que ofrece este tratamiento de implantología dental, una de las más notorias está estrechamente vinculada con las características que ofrece el hueso cigoma, ya que el mismo no se ve afectado por la falta de piezas dentales y el implante es fijado en diagonal aumentando así el éxito de este procedimiento, que tiene como objetivo restaurar tanto la funcionalidad como la estética de la boca.

No obstante, otra de las ventajas más notorias de los implantes cigomáticos es que permiten una carga prácticamente inmediata, entre 24 y 48 horas después de la intervención quirúrgica, ¿Qué significa esto? Que el paciente solo deberá esperar este breve periodo de tiempo para que sea colocada la prótesis que imitará el diente o los dientes perdidos.

Tras unos meses, cuando el hueso se haya amoldado a la perfección al implante cigomático y todos los tejidos hayan cicatrizado adecuadamente, se procederá a la colocación de la prótesis definitiva, la corona o coronas que emularán la parte visible de la pieza dental.

Esta ventaja cobra aún una mayor importancia cuando tenemos en cuenta el tiempo que debe pasar una persona sin dientes (condición conocida como edentulismo) cuando la misma se somete a un tratamiento convencional de implante maxilar.

En un tratamiento convencional de implantología la persona permanecerá sin dientes tres meses en el mejor de los casos, en cambio, cuando el diente necesita ser extirpado antes de poder ser sustituido por un implante, el tiempo que puede tardarse en recuperar la estética y funcionalidad de la boca puede ascender hasta los siete meses.

Como ya habíamos mencionado anteriormente, la realización de implantes zigomáticos presenta también la ventaja de no requerir un injerto de hueso en aquellas personas que no presentan un maxilar superior adecuado, esto se traduce en una intervención quirúrgica menos invasiva y compleja, que además no necesita de anestesia general ni ingreso hospitalario.

¿Qué procedimiento se sigue para la colocación de implantes cigomáticos?

Inicialmente los pacientes deberán someterse a una evaluación completa,  que incluya técnicas de diagnóstico por imagen, que determine el estado de todas las estructuras bucales y estudie exhaustivamente todos los parámetros referentes al hueso cigoma, ya que en el mismo va a ser colocado el implante dental.

Cuando hablamos de un implante cigomático debemos aclarar que el mismo posee una mayor longitud respecto a un implante convencional y que para su colocación debe atravesarse el hueso maxilar (deficiente en calidad o cantidad en los pacientes que deben optar por este tratamiento). Es por este motivo que el cirujano maxilofacial debe poseer un gran dominio de la anatomía de la región  craneofacial.

¿Pero qué suponen estas diferencias para los pacientes que se someten a este tipo de tratamiento? Lo cierto es que la experiencia es muy parecida a la de la colocación de un implante convencional, no existen mayores riesgos, sino todo lo contrario, se trata de un procedimiento que es más seguro y confortable, además de presentar mayores tasas de éxito.

Tras la intervención para la colocación de implantes cigomáticos el paciente puede regresar a su domicilio, y de forma muy temprana, a las 24 o 48 horas posteriores, podrá acudir a la clínica dental para la colocación de las prótesis provisionales, las cuales ya cumplirán con los objetivos estéticos y funcionales perseguidos por este tratamiento hasta que la cicatrización de todos los tejidos haya finalizado completamente.

El gran éxito de los implantes cigomáticos

Aunque popularmente este tratamiento se conciba como una intervención muy novedosa, lo cierto es que cuenta ya con una exitosa trayectoria de más de 20 años, no obstante, es cierto que en la actualidad los implantes cigomáticos han experimentado un gran auge debido a que representan el tratamiento de elección para muchos pacientes.

Esto es debido precisamente a los buenos resultados que este tipo de implantología dental ofrece, los cuales se deben a diversos motivos, entre ellos cabe destacar que se trata de implantes injertados en el hueso del pómulo, el cual suele presentar una condición extraordinaria para realizar este tipo de intervención, lo que implica que la fijación que presentan es mejor respecto a la de los implantes convencionales, ya que el hueso del cigoma presenta una mayor zona de unión entre el tejido óseo y el implante.

La clínica Vila Rosa, en Santiago de Compostela, es un centro médico de referencia en el tratamiento de la pérdida de dientes a través de los implantes cigomáticos, tanto es así que desde este centro se ofrece formación específica para otros profesionales médicos en referencia a este tipo de tratamiento.

Share this post:
ClinAdminImplantes cigomáticos