Implantes dentales y tabaco ¿Debo dejar de fumar?

on 30 noviembre, 2017

El hábito de fumar es dañino para el organismo en su conjunto ya que afecta a todos los tejidos, algo que se hace evidente cuando el paciente fumador decide someterse a un tratamiento de implantología dental. El riesgo de sufrir posibles complicaciones aumenta en este caso, por lo tanto, se recomienda reducir el consumo de cigarrillos al máximo posible.

Los implantes dentales y el tabaco

El paciente fumador presenta una peor salud buco dental en comparación con el paciente que no es fumador, esto es debido principalmente a que el tabaco es un factor de riesgo para la aparición de periodontitis.

La periodontitis es una enfermedad que ocurre cuando la inflamación de las encías no ha sido tratada y por lo tanto se ha extendido hasta los ligamentos y el hueso, que son las estructuras responsables de ofrecer sujeción a las piezas dentales.

Esta condición causa que los dientes se aflojen y finalmente provoca la pérdida de los mismos, siendo necesaria entonces la colocación de implantes dentales, un tratamiento seguro, eficaz y cómodo para tratar la pérdida de dientes.

No obstante, la respuesta del organismo ante esta intervención difiere mucho de un paciente fumador a uno que no lo sea, ya que el tabaco cambia la respuesta de los distintos tejidos intervenidos, los cuales presentan en el fumador una menor resistencia a la inflamación y a la infección, además de empeorar los procesos de cicatrización.

Los implantes dentales en el fumador y el proceso de osteointegración

Independientemente de la edad del paciente fumador, son diversos los estudios que demuestran que los posibles riesgos a contraer ante la colocación de implantes dentales son mayores respecto a una persona que no es fumadora, lo que nos indica que el tratamiento puede no resultar exitoso finalmente.

Debido a los cambios que el tabaco provoca en los distintos tejidos bucales, uno de los procesos que se ve más comprometido tras la colocación de implantes dentales es la osteointegración.

La osteointegración se define como la unión directa y funcional entre el implante dental y el hueso donde el mismo ha sido colocado, y esta unión a su vez es imprescindible para poder colocar la prótesis definitiva sobre el implante dental.

En el paciente fumador los efectos de la nicotina provocan que la integración del hueso respecto al implante dental se dé de forma más lenta, esto significa que la unión entre el hueso y el implante dental puede ser más frágil y en consecuencia tendrá más posibilidades de fracasar.

Tu médico puede ayudarte a dejar de fumar

Para que la colocación de los implantes dentales sea exitosa lo más recomendable es que el paciente abandone el hábito de fumar dos semanas antes de la intervención quirúrgica y se mantenga libre de tabaco durante las ocho semanas posteriores a la colocación de los implantes dentales, de esta forma, las posibilidades de éxito serán las mismas que las de una persona no fumadora.

No obstante, esto puede resultar muy difícil, aunque tu médico habitual o de cabecera puede ayudarte a dejar de fumar, al menos durante el periodo recomendado, informándote acerca de todas las ayudas que dispones.

Estas ayudas para dejar de fumar pueden ir desde productos naturales que te permitirán estar más relajado hasta productos de terapia sustitutiva con nicotina, sin olvidar los novedosos fármacos que en la actualidad permiten dejar de fumar a numerosas personas sin tener que lidiar con los peores efectos del síndrome de abstinencia.

Finalmente cabe destacar que el hecho de ser fumador no representa una contraindicación para la colocación de implantes dentales, aunque sí es cierto que aumenta el riesgo de que se fura un rechazo al implante dental, debido a los efectos que provoca sobre el proceso de osteointegración y además también compromete la salud de los implantes a largo plazo.

La colocación de implantes dentales en personas fumadoras y con diabetes

Tanto la diabetes como el tabaquismo son situaciones que comprometen la adecuada cicatrización de los tejidos, además de que ambas aumentan notoriamente el riesgo cardiovascular, por lo tanto, ante esta situación se hace imprescindible contar con un adecuado control de los niveles de glucosa en sangre y reducir el consumo de cigarrillos lo máximo posible.

Esto es necesario para la salud del organismo pero se hace especialmente importante de forma previa a un tratamiento de implantología, ya que con una diabetes mal controlada y un hábito tabáquico constante, aumentan las posibilidades de que los implantes dentales no resulten exitosos.

También resultará imprescindible elegir una clínica dental que cuente con un equipo médico multidisciplinar capaz de darle la mejor respuesta y atención a este tipo de pacientes, aunque recalcamos la necesidad de que el paciente acuda periódicamente a su endocrino para mejorar el control de su diabetes y del mismo modo puede ser necesaria la atención médica para dejar de fumar.

Share this post:
ClinAdminImplantes dentales y tabaco ¿Debo dejar de fumar?