Blefaroplastia inferior, mejor tratamiento

on 4 agosto, 2018

El proceso de envejecimiento es tan natural como inevitable, sus signos se hacen evidentes en todos los tejidos de nuestro organismo, desde los órganos internos hasta el órgano más externo y visible, la piel. En el área del rostro  los signos de la edad pueden hacerse especialmente visibles en la zona de los párpados, donde pueden aparecer desde bolsas en los ojos hasta exceso de piel, no obstante, en la actualidad es posible eliminar estos problemas de estética facial gracias a la blefaroplastia o cirugía de párpados. En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber acerca de la blefaroplastia inferior.

El tratamiento de blefaroplastia inferior

La blefaroplastia inferior es aquella cirugía a través de la cual se busca mejorar la estética de los párpados inferiores, entendiendo que este es un objetivo muy amplio ya que pueden ser varios los signos de la edad que se hacen visibles y que deben tratarse en el párpado inferior, suelen ser los siguientes:

  • Bolsas de grasa.
  • Ojeras.
  • Surcos y exceso de piel.
  • Pérdida de elasticidad y firmeza en los párpados.

¿Es realmente posible revertir estos signos de la edad? Gracias a la blefaroplastia inferior podemos afirmar que sí es posible, no obstante, no todos los pacientes son buenos candidatos para la realización de esta cirugía, ya que el riesgo de sufrir complicaciones se ve especialmente aumentado en los siguientes casos:

  • Enfermedades oculares como ojo seco, glaucoma o desprendimiento de retina.
  • Trastornos en la glándula tiroides.
  • Diabetes.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Alteraciones de la coagulación sanguínea.
  • Hipertensión arterial.

En estos casos el cirujano deberá valorar de forma muy especial la relación entre beneficio y riesgo, prestando especial atención al caso que cada paciente presente de forma individual.

Si no existe ningún factor de riesgo previo, debemos aclarar que la blefaroplastia inferior es una intervención segura que se realiza en un entorno ambulatorio y bajo anestesia local, además, su duración es relativamente corta, requiriendo un tiempo de aproximadamente 45 minutos.

¿Cómo es la cirugía de blefaroplastia inferior?

Las técnicas empleadas para realizar una blefaroplastia inferior pueden variar dependiendo de cada paciente, ya que se diferenciarán en función de los problemas más notorios que se presenten en cada caso.

La cirugía de párpados inferiores más clásica y tradicional se denomina blefaroplastia subciliar y la misma se realiza a través de una pequeña incisión que el médico efectuará bajo las pestañas, no obstante, esto no debe preocupar al paciente, ya que las cicatrices que quedan tras una blefaroplastia son prácticamente imperceptibles y además resultan muy fáciles de camuflar.

A través de la blefaroplastia subciliar es posible tensar la piel y el músculo, aportando así una mayor firmeza a los párpados inferiores, lo que se traduce en un aspecto mucho más juvenil y vital. Esta técnica también permite retirar las bolsas o el exceso de grasa, aunque como veremos a continuación, existen otras técnicas más recomendadas para la eliminación de las bolsas de grasa.

La blefaroplastia clásica o blefaroplastia subciliar está especialmente indicada en aquellos pacientes de edad avanzada donde existe un notorio exceso de piel que debe ser retirado.

La blefaroplastia transconjuntival

La blefaroplastia transconjuntival es una técnica más novedosa en comparación con la blefaroplastia clásica que mencionábamos anteriormente y además es el procedimiento más recomendado para retirar el exceso de grasa y remodelar la que permanece para dar un aspecto lo más estético posible al párpado inferior.

Esta técnica se realiza practicando la incisión en el interior del párpado lo que implica que no existirá ninguna cicatriz visible, además, estamos hablando de una técnica igualmente segura, se realiza también en un entorno ambulatorio y con anestesia local y sedación, además, los fármacos sedantes empleados se eliminan fácilmente del organismo, lo que permite una recuperación más rápida del paciente.

La blefaroplastia transconjuntival se recomienda especialmente en aquellos pacientes jóvenes, que por factores hereditarios y genéticos,  presentan bolsas de grasa desde muy temprana edad, además, también es la técnica más recomendada en aquellos pacientes más mayores que presentan bolsas pero no tienen ningún exceso importante de piel.

¿Cómo son los distintos tratamientos para acabar con las bolsas de grasa?

La blefaroplastia subciliar y la blefaroplastia transconjuntival son los dos principales tratamientos de cirugía estética que permiten  acabar con las antiestéticas bolsas de grasa, no obstante, siempre debe ser el médico responsable de la intervención quien decida qué procedimiento se debe emplear en función de los signos de envejecimiento que presente cada paciente.

Otro aspecto de gran importancia que se debe tener muy en cuenta son las expectativas del paciente, dado que la blefaroplastia inferior no va a tratar todos los problemas estéticos que se observen en el área facial, a pesar de ello, sí puede valorarse con el cirujano la posibilidad de complementar la blefaroplastia con otros tratamientos de medicina estética como por ejemplo el lifting, a través del cual logramos eliminar gran parte de las arrugas y surcos.

Los síntomas del postoperatorio tras la blefaroplastia

En los días posteriores a la realización de la blefaroplastia inferior es habitual que el paciente note cierta tirantez en el área intervenida, también podrá observarse cierta hinchazón y la aparición de pequeños hematomas, no obstante, estos síntomas suelen remitir en la primera semana tras la cirugía y en la mayoría de ocasiones ni siquiera es necesario emplear fármacos analgésicos o antiinflamatorios.

Durante la primera semana no se deberán realizar esfuerzos físicos importantes, a su vez, también resultará recomendable aplicar frío local sobre los párpados para disminuir la inflamación y ayudar a restaurar una adecuada circulación sanguínea.

La recuperación completa tras la blefaroplastia se da aproximadamente en el plazo de un mes, no obstante, el paciente puede reanudar su rutina habitual una vez ha transcurrido la primera semana tras la operación.

Puede ser necesario el uso de un colirio lubricante así como de una pomada oftálmica con actividad antibiótica, no obstante, estos fármacos siempre deberán ser prescritos por el médico responsable de la operación, quién le brindará al paciente todas las pautas necesarias a seguir durante el periodo postoperatorio para obtener los mejores resultados.

Share this post:
ClinAdminBlefaroplastia inferior, mejor tratamiento